Viernes 29 de abril de 2016: Seminario Internacional sobre Felicidad y Empresa

Sábado 30 de abril de 2016: Gran Encuentro de la Felicidad

CentroParque, Parque Araucano

Costadoat Jorge

Costadoat 2

Es profesor de Trinidad y Cristología en la Facultad de Teología de la P. Universidad Católica de Chile. Actualmente es el Director de la carrera de la Licenciatura en Teología. Dirige además el Centro Teológico Manuel Larraín, perteneciente a esta facultad y a la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Alberto Hurtado. En su condición de sacerdote jesuita se desempeña también como Coordinador de la Comisión Teológica de la Compañía de Jesús en América Latina. Se doctoró en la P. Universidad Gregoriana de Roma con una tesis sobre el discurso sobre Dios en América Latina.

Presentación: “La Felicidad como Evangelio en el cristianismo”

El Cristianismo, de Jesús en adelante, pretende ser Evangelio, es decir, una Buena Noticia. Esta aparece descrita en las Bienaventuranzas de Jesús. Cristo anuncia a los pobres, a los que lloran, a los mansos, a los hambrientos de justicia, a los que buscan la paz y a los perseguidos que el Reino de Dios es para ellos. Incluso alguna vez enseña que los publicanos y las prostitutas entrarán en el Reino antes que quienes se creen buenos y desprecian a los demás. Tras la muerte de Cristo, la Iglesia identificó a Jesús con el Reino de Dios, pues experimentó que al ser Jesús resucitado, la muerte no sería más la última palabra sobre la historia personal y colectiva.

Desde entonces los cristianos vieron en la cruz el triunfo del mal, pero sobre todo su derrota. En Cristo resucitado descubrieron que se cumplía el plan de felicidad que Dios trazó al crear el mundo. Es así que la espiritualidad cristiana, en términos generales, ha podido caracterizarse como una espiritualidad trinitaria y pascual. El camino a la felicidad consiste en creer en la bondad del Padre de Jesús, en vivir como otros “cristos”, anunciando la salvación a pobres y pecadores, y en dejarse llevar por el Espíritu Santo que inspira en los cristianos esta praxis evangélica de Jesús de Nazaret.