Viernes 29 de abril de 2016: Seminario Internacional sobre Felicidad y Empresa

Sábado 30 de abril de 2016: Gran Encuentro de la Felicidad

CentroParque, Parque Araucano

Álvaro Salas

alvaro_salas

A las 18:30 horas del día Sábado 27 de Diciembre de 1952, llegué a este mundo para alegría de mis padres y de mi hermano dos años mayor (aunque después me confesaron que preferían “niñita” para formar la parejita). Quise ir a nacer a Valparaíso porque, en ese momento, tan importante de mi vida, quería estar al lado de mi madre.

Las condiciones actorales y la espontaneidad que algunos dicen que tengo, las heredé de mi papá (Hernán) y de mi mamá (Ana), respectivamente. Y lo musical lo cultivamos desde muy chicos con mis hermanos (Nano, Ramiro y Érika, también respectivamente)
Un día cualquiera, en plena adolescencia autoanalítica, me dije a mi mismo: “Álvaro, o eres artista… o nada” después reflexioné: “¡Puchas! ¿y si se cumplen ambas cosas?”. Felizmente, el camino de mi vida comenzó a aclararse, y pavimentarse, en las aulas de mi liceo.

Fue en marzo de 1972 cuando este porteño wanderino entró a la Escuela de Música de la Universidad Católica de Valparaíso (UCV) a estudiar pedagogía, pero, ¿quería yo ser profesor?… Igual ejercí diez años la docencia, pero ya, paralelamente iniciaba junto a Manolo, Sergio, Marcelo y Carlos este experimento “folkómico” llamado “Pujillay”. Los 16 años, entre 1975 y 1991, serán inolvidables para mi porque con los “Puji” recorrimos Chile de punta a punta muchas veces, no nos perdimos ningún festival ni programa de televisión, viajamos al extranjero, y gracias a Dios, nos transformamos en una propuesta humorístico-musical garantizada en nuestro medio.

Aquí va un resumen escueto y cronológico de lo que he hecho, en 32 años, con un micrófono al frente:
16 AÑOS DE “PUJILLAY”

Del 1 de Junio de 1975 al 2 de Noviembre de 1991 con actuaciones en todo Chile y en USA, todos los programas de TV de entretención, 3 festivales de Viña, ’82, ’85 y ’90, etc.

6 años en Radio Portales de Valparaíso y Santiago, junto a Luis E. Calquín y Ricardo Calderón, respectivamente. Con este último recibimos, en 1990, el premio APES al mejor programa de entretención.

Participación de diversos Festivales a lo largo de todo Chile.